talking¿Qué es lo que parece estar creciendo en el jardín de su mente en este momento? ¿Acaso no sería maravilloso si los pensamientos en nuestras mentes se asemejaran a un jardín encantador y bien cuidado, lleno de pensamientos refrescantes y de esperanza, pensamientos que siempre vieran lo mejor en otros, en nuestras circunstancias y en nosotros mismos? El jardín secreto de nuestra mente puede florecer con colores vibrantes y enriquecedores, pero muy a menudo las monótonas y apagadas hierbas del desaliento, la desesperación y la duda de nuestras propias capacidades parecen asfixiar nuestros pensamientos buenos y veraces.

Si no tenemos cuidado, las malas hierbas pueden adueñarse de los jardines de nuestra mente y podemos convertirnos en personas amargadas, negativas y sin gozo. Afortunadamente, podemos aprender a estar atentos a nuestros pensamientos y las cosas a las que nuestras mentes suelen prestar atención. Es posible desarraigar los pensamientos negativos y alimentar, en lugar de ellos, las verdades que producen vida.

Cada día en nuestra mente se plantan vástagos de pensamientos, algunos buenos y otros no tan buenos. Un pariente criticón, un compañero de trabajo hiriente, un error del pasado, una decepción frustrante, pueden empezar a dominar nuestras mentes y llegar a desanimarnos completamente si se lo permitimos. Es fácil estandarizar lo negativo. Esto se da con mucha naturalidad, así como las malas hierbas. Es por eso que tenemos que ser cuidadoras diligentes de nuestras mentes, plantar semillas buenas y saludables y no permitir que las hierbas de la negatividad y la duda pueblen nuestros cerebros. A.W. Tozer dijo: “Aquello en lo que pensamos cuando somos libres de pensar acerca de lo que queramos, eso es lo que somos o en lo que muy pronto nos convertiremos”. En otras palabras, nuestros pensamientos pronto se convierten en nuestras acciones. La mente es una herramienta poderosa y podemos transformarnos cuando la renovamos.

¿Qué voces está escuchando? ¿Qué voces dirigen su vida? ¿Introducen esas voces la verdad o insinúan el temor, el desaliento y la duda? Tal vez recuerda esta antigua canción de cuna:

María, María la arpía

¿Cómo crece tu jardín?

Con campanas de plata y conchas de hojalata

Y chicas bonitas todas juntitas.

Existen numerosas teorías sobre el asunto al que esta pintoresca rima se estaba refiriendo, pero podemos usarla como un recordatorio del hecho de que debemos cuidar el jardín de nuestra mente con mucho esmero para fomentar lo que es verdadero, noble, justo, puro, amable y admirable. Aunque María se describe como una arpía, como un personaje antagónico y desagradable, nosotras no tenemos por qué ser así. El jardín de nuestra mente puede ser diferente dependiendo de lo que plantemos en él. Así que tenemos que preguntarnos, ¿cómo crece nuestro jardín? ¿Estamos plantando semillas de verdad o estamos cultivando un jardín basado en suposiciones y preocupaciones?

Podemos convertirnos en mujeres extraordinarias simplemente pensando más allá de nuestras circunstancias diarias. Cuando llenamos nuestras mentes con las verdades de que Dios es fiel y está interesado en cada detalle de nuestra vida, comenzamos a ver la vida desde una perspectiva diferente. Podemos tener paz en medio de la tormenta mientras mantenemos el amor eterno de Dios en la vanguardia de nuestros pensamientos. Tozer también dijo: “Lo que nos viene a la mente cuando pensamos en Dios es lo más importante acerca de nosotros”. Si sabemos y creemos que Dios es verdaderamente bueno, entonces reconocemos que incluso los retos que se presentan en nuestro camino o las oraciones sin contestar que tenemos en nuestras vidas tienen un propósito mayor que lo que somos capaces de ver en el momento presente.

En los últimos años los patrones del clima en América del Norte han estado haciendo algunas cosas locas. Enormes tornados asesinos en los estados del sur y del centro de los Estados  Unidos, una y otra vez. Una pareja de ancianos en Alabama salió en las noticias. La casa en la que se habían casado y donde había vivido toda su vida adulta y tenían todos los recuerdos de su familia había sido totalmente demolida por una de estas tormentas devastadoras. Finalmente habían podido construirla otra vez y estaban a punto de establecerse de nuevo en lo que se asemejaba bastante a la vida que habían tenido, cuando otra gigantesca tormenta pasó ¡y otra vez arrasó con su casa completamente! Cuando los entrevistaron en las noticias, la esposa expresó gentilmente su frustración ante aquella circunstancia (y tenía todo el motivo), pero luego añadió: “Pero sé que Dios tiene un plan más grande y estamos confiando en Él a través de todo esto”.

¡Solo una mente que florece con una visión generosa de la bondad y la fidelidad de Dios puede responder de una manera tan positiva! La fe y la esperanza son flores fuertes y robustas en el jardín de la mente y del corazón de esta mujer. Yo quiero responder de esa manera a los retos de la vida, ¿usted no? Ya sea una pequeña herida que produzcan las palabras hirientes de alguien o un gran desastre que cambie la vida, yo quiero responder con un dolor genuino así como con una gracia y una fortaleza que nazcan de la confianza, en vez de con incertidumbre y desesperación. Todo comienza en la mente cuando consideramos quién es Dios y cómo interactúa con nosotros.

―Tomado del libro Principios positivos de vida para mujeres por Karol Ladd. Publicado por Casa Creación. Usado con permiso.

Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA