Salomón usa ricas e inusuales imágenes para retratar el amor entre un hombre y una mujer unidos en matrimonio. En Cantar de Cantares 2:16 y otros pasajes a través del libro, la pareja casada comparte una unidad que no puede ser hallada en ninguna otra relación. La Biblia dice que cuando un hombre y una mujer se casan, "los dos se funden en un sólo ser" (Génesis 2:24). Observe la expresión "se funden". Cuando usted y su cónyuge se casan, son "uno" ante Dios y también legalmente, pero en su relación se encuentran todavía en el proceso de llegar a ser uno. Cuando este proceso anda bien entre ustedes, podrán mantener su matrimonio en honor y estimar a su cónyuge como valioso y precioso.

Muchas parejas tienen problemas cuando tratan de hacer funcionar su matrimonio, porque hombres y mujeres son muy diferentes. Ayuda comprender que Dios nos hizo diferentes a propósito. No confunda debilidad con diferencias. Debemos ayudarnos el uno al otro a subsanar nuestras debilidades, pero no estamos llamados a cambiarnos el uno al otro las diferencias. Ciertamente, no es el plan de Dios para nosotros que tratemos de hacer que nuestros cónyuges sean como nosotros somos. Pero estamos cada uno en la vida del otro para ayudar a edificarnos mutuamente y llegar a ser todo lo que Dios se propuso que llegáramos a ser.

Lo exhorto a tratar a su cónyuge como si se siguieran cortejando el uno al otro porque, en efecto, ustedes se siguen cortejando. Si no trabaja por su matrimonio, no podrá tener uno bueno. Renueve hoy su compromiso de ser diligente en su relación con su cónyuge y seguir tratando de llegar a ser uno. ¡Cuesta trabajo, pero las recompensas son muy dulces!

--Extracto tomado de La Biblia de la Vida Diaria de Joyce Meyer. Una publicación de Casa Creación. Usado con permiso.

 

 


Use Desktop Layout
VIDA CRISTIANA